Como abordar la transformación digital sin morir en el intento

Low code apps

Honeycode LowCode de Amazon

¿Qué son las low code apps?

Las aplicaciones  Low code, o no code,  son aquellas que está realizadas con muy poco código y que en el proceso de creación el usuario disponen de una interfaz gráfica con elementos  predefinidos que puede arrastrar hacia un canvas o lienzo.

Por lo tanto los sistemas low code  nos permite acortar el ciclo de vida de desarrollo software. Básicamente es una simplificación del proceso de creación de aplicaciones al requerir  de menos conocimientos técnicos en lenguajes de programación y al estandarizar elementos y comportamientos.  La filosofía por tanto es, a parte de la reducción del tiempo, que perfiles más orientados a negocio puedan crear herramientas que les ayuden a la ejecución de  procesos.

Características de la low code apps

Esta tecnología que empezó en la década de los 90, ha experimentado una explosión en los últimos años debido al auge del cloud computing.  De hecho podemos encontrar que casi todas las grandes tecnológicas ofrecen servicios de low code platform.  En el caso de Microsoft nos encontramos con PowerApps, en Amazon es Honeycode;  y en Google AppSheet, pero también empresa como Salesforce, Zoho o Quickbase disponen de  servicios low-code.

Interface gráfica, elementos, drag and drop

El usuario dispone de una interface gráfica con un menú de elementos predefinidos que va arrastrando y soltando sobre un lienzo. De esta forma se puede ir construyendo el esqueleto de la aplicación y la experiencia de usuario de manera visual.

Dependiendo de la plataforma, tendremos que introducir más o menos cantidad de código para configurar cada uno de estos elementos y dotarlos de funcionalidad.

Estandarización y reutilización

La base de esta tecnología se encuentra en la estandarización y reutilización de elementos. Es decir, que a diferencia de tecnologías de programación “tradicional”, los servicios low code introducen una serie reglas, dogmas o rigideces en pro de la simplificación del proceso de creación.  No obstante la versatilidad y customización se consigue al jugar con los diferentes elementos y a través de las funciones que disponemos.

La mayoría de estas plataformas permiten crear plantillas para su reutilización, ya sean del propio usuario, o de terceros que publican sus plugins, widgets, … en la tienda de la plataforma.

Infraestructura en la nube

El cloud ha permitido democratizar el uso de esta tecnología a modo de servicio, por lo que el usuario tampoco debe preocuparse de montar desplegar, publicar y mantener la infraestructura. Sin duda, esto ha permitido que empresa que no tienen un corte tecnológico puedan diseñar sus propias aplicaciones. Además el hecho de contar con APIs, y conectores con otros servicios dotan funcionalmente de gran potencia y versatilidad a estos sistemas.

Beneficios del Low code y en dónde utilizarlas

Las principales ventajas de las app low code radica en:

Estandarización

El hecho de disponer de elementos predefinido configurables, plantillas, plugins, normalmente comunidades de desarrollo que generan mucha información y buenas prácticas… hacen que estos sistemas puedan estar muy estandarizados permitiendo su mantenimiento y evolución.

Esta virtud es muy recomendable en aquellos casos donde no tengamos un equipo de tecnólogos propio, o no dispongamos de un perfil a modo de arquitecto que defina los patrones y buenas prácticas, o en el caso de que se trate de un equipo pequeño.

Velocidad

La interface gráfica, los servicios  en la nube, las APIs… son característica que le dotan de gran velocidad al proceso de creación y puesta en marcha. A parte el hecho de disponer plantillas y la reutilización, permite que funcionalidades básicas o comunes se encuentren resueltas, por lo que podemos centrar nuestro esfuerzo en aquellas funcionalidades más complejas.

La velocidad hace que su utilización sea muy interesante en el caso de la realización de prototipos, o para resolver una necesidad puntual, por ejemplo la ejecución de un proceso  que no forma parte de nuestro core, que va tener un impacto significativos en recursos durante un tiempo determinado.

PowerApps LowCode de Microsoft
Editor de PowerApps de Microsoft

Flexibilidad

La estandarización y la velocidad hacen que la aplicación de cambios y evoluciones no sea tan tediosa como podría ser en otras tecnologías. Esto sin lugar a dudas permite tener mucha capacidad de reacción ante cambios de requisitos.

Por ejemplo si tenemos una aplicación móvil para realización de inspecciones de mantenimiento de plantas fotovoltaicas, la incorporación de  un nuevo módulo en la aplicación sería viable sin un esfuerzo excesivo.

Orientación a negocio

Todas estas características permiten que perfiles más cercanos al negocio, con la evidente formación y apoyo de técnicos puedan montar aplicaciones que resuelvan las necesidades de su tareas.  Sin lugar a dudas, los sistemas low code pueden ser una buena solución para aquellos procesos que o bien no son core en la organización y por lo tanto pertenecen a un departamento con un presupuesto ajustado; o para aquellos casos que no encontremos una solución en el mercado que nos satisfaga a la necesidad de nuestro proceso. En estos escenario contar con personal formado interno o un proveedor externo nos va a permitir digitalizar estos casos de uso con una inversión adecuada.

Además también hay que tener en cuenta que algunos de los proveedores de tecnología low code, también lo son de soluciones como ERP y CRM. Esto permite que podamos montar nuestra propia aplicación para digitalizar la captura de datos en un proceso que desemboca en el CRM. Por ejemplo una aplicación de captación de potenciales leads.

Cloud Computing

Cloud Computing

El cloud permiten la disposición de recursos y servicios de una manera sencilla, escalable y automatizada, favoreciendo la digitalización

WordPress Cookie Notice by Real Cookie Banner